fbpx

Qué es dormir bien y cómo mejorar tu sueño

Es muy común tener problemas para conciliar el sueño o no dormir lo suficiente. El problema puede estar causado por el estrés, cambios a nivel personal o laboral o un cambio en los hábitos de sueño. El estrés es una de las causas más comunes del insomnio, y es fácil entender por qué.

El sueño es una parte infravalorada de nuestro día. La mayoría de nosotros nos limitamos a seguir un orden, levantándonos, desayunando, duchándonos y yendo al trabajo, sin parar a observar cómo nos despertamos o si hemos descansado lo necesario. Pero, ¿qué aporta realmente el sueño a nuestra salud y cómo podemos mejorarlo? Si eres una de esos millones de personas que no duerme bien, quizá sea el momento de prestar más atención a tu descanso y probar algún cambio para descubrir que te puede ayudar a ti.

¿Qué significa dormir bien?

¿Qué significa dormir bien?

Dormir es una de las cosas más importantes que hacemos. El sueño mejora la memoria, nos ayuda a mantener una buena salud y regula nuestro estado de ánimo. ¿Cuántas horas debemos dormir? se estima que para dormir bien necesitamos entre 7 y 8 horas de sueño, dependiendo de las necesidades y circunstancias de cada persona. Dormir bien significa, además de cumplir con un mínimo de horas de sueño, sentirnos descansados al despertar y con un nivel adecuado de energía durante las actividades del día a día.

¿Por qué dormir bien?

  • Las diferentes fases del sueño tienen funciones muy importantes para que nuestro organismo funcione correctamente. Según estudios, el sueño no REM (o sueño de ondas lentas) es importante para la reparación de tejidos corporales y mantiene nuestra energía, mientras que el sueño REM (el sueño de los movimientos oculares rápidos o el sueño MOR) ayuda a la reparación cerebral.
  • Dormir bien mejora nuestro rendimiento. Nuestro cuerpo es una máquina increíble. Pero, al igual que un ordenador, si no lo mantenemos en funcionamiento puede volverse lento. Pues bien, resulta que nuestro cerebro no es diferente. No hace falta mucho para mantenerlo en funcionamiento: una buena noche de sueño es un buen comienzo. El sueño es un proceso crucial que permite al cuerpo descansar y repararse. La falta de sueño puede hacer que te sientas cansado, improductivo y propenso a sufrir enfermedades. Los trastornos del sueño, como el insomnio, pueden tener un grave impacto en nuestra vida y en nuestro bienestar.
  • Dormir bien y salud mental. Aunque muchas personas se preocupan por la pérdida de sueño en la sociedad actual, se habla menos de los efectos que tiene la perdida de sueño en la salud mental de las personas. El sueño es un momento en el que el cerebro también descansa y recupera la energía. El sueño es increíblemente importante para una perspectiva mental saludable. Para muchas personas, el insomnio crónico y la mala calidad del sueño están asociados a la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental.

¿Cómo dormir bien?

Hábitos que perjudican tu sueño

Hábitos que perjudican tu sueño

Las largas noches de estudio, trabajo o juego pueden dejarle con una falta de sueño de calidad. No sólo te sientes agotado, sino que también es probable que estés de mal humor e irritable. Ir a la cama durante el día para descansar, pero quedarse despierto hasta tarde para charlar con los amigos puede dificultar la conciliación del sueño.

Consejos para facilitar el sueño y dormir mejor 

Asegura un ambiente que favorezca una buena noche de sueño

Sin embargo, el entorno desempeña un papel importante en la calidad del sueño.  Hábitos sencillos como una cama cómoda y una temperatura corporal adecuada pueden ayudarle a conciliar el sueño rápidamente y a permanecer dormido durante toda la noche.  Empieza por poner la televisión, el ordenador y todo lo que te pueda distraer durante la noche en otra habitación. Asegúrate de que no hay tiempo de pantalla (al menos 30 minutos) antes de acostarte. En tu teléfono, establece un bloqueo de pantalla para que no puedas utilizarlo hasta la mañana. 

Realiza un ritual relajante antes de acostarte

La forma en que te acuestas cada noche tiene un impacto directo en lo bien que duermes. Antes de retirarnos a la cama, todos tenemos nuestras propias maneras de calmar los nervios y prepararnos para dormir. A algunos les gusta leer, otros prefieren meditar, mientras que otros prefieren escuchar música o darse un baño. Tener la misma rutina cada noche nos puede ayudar a desconectar y relajarnos después de un día ajetreado y facilita irse a dormir.  

Atención con lo que comes y bebes antes de dormir

Fíjate en los alimentos que comes antes de acostarte y en la forma en que tu cuerpo responde a ellos. Los alimentos que comes y bebes antes de acostarte pueden afectar tu sueño, así que presta atención a estos alimentos. Intenta cenar con tiempo suficiente para poder hacer la digestión antes de acostarte. Se recomienda evitar antes de dormir las comidas con grasa, pesadas o picantes, así como no consumir a la tarde cafeína o bebidas energéticas. El alcohol, aunque nos provoca somnolencia y podríamos pensar que nos ayuda a dormir mejor, afecta negativamente la calidad de nuestro sueño profundo. No beber suficiente liquido durante el día o beber demasiado antes de irse a dormir es otro aspecto a tener en cuenta.

Decide un horario de sueño y cúmplelo

Aunque todos sabemos que dormir es bueno para nosotros, no siempre lo cumplimos. Muchas veces por la noche, «aprovechando» que ya estamos más tranquilos después de cenar o después de que nuestros hijos se hayan acostado, revisamos nuestras listas de tareas para el día siguiente o volvemos a nuestros ordenadores para adelantar algo de trabajo. Y lo hacemos con una buena razón en mente. facilitarnos las cosas, Pero esto muchas veces se traduce a no tener una hora establecida para irse a la cama o saltarnos esa hora que hemos establecido adecuada para acostarnos. 

Para dormir bien, una de las cosas más importantes es tener una constancia en cuanto a la hora de irse a dormir y respetar el horario que hemos decidido. No dormir lo suficiente hace que nuestra capacidad organizativa y el rendimiento en general disminuya, por lo tanto, priorizar el sueño te ayudará llevar mejor tu día a día también.

Cómo mantener una buena higiene del sueño

Cómo mantener una buena higiene del sueño

La higiene del sueño es un término que se utiliza para describir la forma de dormir, los hábitos de sueño y los hábitos relacionados con el sueño. Es el proceso consistente de establecer, mantener y restaurar un patrón de sueño saludable. Una buena higiene del sueño puede ayudar a mantener bajos los niveles de estrés y mejorar la calidad del sueño, lo que debería hacer que te sientas mejor contigo mismo por la mañana y ayudarte a tomar mejores decisiones durante el día.

Ser consciente de las consecuencias de dormir poco y de las pequeñas cosas que pueden afectar tu sueño te puede ayudar a encontrar la motivación para tomar las medidas necesarias para poder conciliar mejor el sueño y dormir mejor. Sí estás empezando a cuidar tu sueño, estás cambiando tus rutinas o te tienes que readaptar a ellas, date unos días para acostumbrarte y luego asegúrate de cuidar tu higiene de sueño a diario para dormir lo suficiente y mejorar así tu bienestar general.