fbpx

¿Qué es la autoestima y como potenciarla?

Qué es la autoestima y por qué es importante

Es normal y saludable sentirse bien con uno mismo. Tener confianza en tu aspecto, en tu forma de hacer las cosas y en tu manera de afrontar los problemas puede ayudarte a sentirte fuerte y estable. Esto se llama autoestima.

La autoestima es una medida de los sentimientos generales de cómo nos valoramos y respetamos a nosotros mismos. Si tienes una alta autoestima, seguramente te consideras una persona valiosa y es algo que todos nos merecemos sentir.

Un nivel saludable de autoestima es muy importante. Nos permite sentirnos seguros de lo que somos y de las decisiones que tomamos en la vida. Puede ayudarnos a superar los retos y a afrontar los contratiempos.

 

Cuáles son las señales de una baja autoestima

Cuando no te sientes bien contigo mismo es cuando las cosas se complican. Si sientes que no eres lo suficientemente bueno, que no eres tan inteligente, atractivo o que no tienes éxito como otras personas, es posible que tengas baja autoestima.

La baja autoestima puede manifestarse de formas poco saludables: necesidad de buscar aprobación, perfeccionismo o tendencia a culpar a los demás o a nosotros mismos de nuestros problemas.

Si tu autoestima es baja, puedes sentirte indigno y no valorarte. La baja autoestima puede acarrear problemas en muchos aspectos de la vida y puede hacer que te sientas deprimido o ansioso, lo que puede llevar a comportamientos negativos.

 

Cómo evitar una baja autoestima

Tener una baja autoestima te puede hacer sentir a veces como estar atrapado en arenas movedizas. Entonces, ¿qué puedes hacer para evitarla? La clave es prestar atención a tus pensamientos y al efecto que tienen en cómo te sientes. Si te encuentras pensando negativamente sobre ti mismo, intenta desafiar esos pensamientos y ver si puedes encontrar una perspectiva diferente. No es necesario que sea positiva, basta con que sea neutra. Ser realistas sobre las situaciones que vivimos y nuestros comportamientos puede ayudarnos a conseguir esta perspectiva y la práctica la hace mejor.

 

Cómo potenciar la autoestima

En un mundo donde se exige la perfección, es fácil sentir que no estamos a la altura de las expectativas de los que nos rodean. Muchas personas se comparan con los demás y sienten que no son lo suficientemente buenas. ¿Cuál es la solución? Empieza por darte cuenta de que eres único, y que todo el mundo no puede ser igual. Todo el mundo tiene sus puntos fuertes y débiles, así que deja de compararte con los demás.  Tienes que aceptar que todos somos diferentes. Identificar tus competencias puede ayudarte a entender mejor tu estilo personal, tus puntos fuertes y tus puntos débiles, y puede ayudarte a gestionar tus cualidades para mejorar la imagen que tienes sobre ti mismo.

La autocompasión – la idea de que debemos tratarnos a nosotros mismos con la misma amabilidad y comprensión que a los demás – es algo que es bueno recordar cuando se trata de pensar en nosotros mismos. De hecho, la autocompasión está estrechamente relacionada con una mejor salud mental y una mayor felicidad. Esto se debe a que la autocompasión puede ayudar a afrontar los inevitables problemas de la vida -como no alcanzar un objetivo o pasar por una ruptura- y hace que sea más fácil recuperarse.

Para muchas personas, aceptar los cumplidos es difícil porque no se sienten cómodas con la atención que conllevan. Esta incomodidad puede hacer que desvíes el cumplido o que te sientas avergonzado y cohibido. Los cumplidos son una forma de alabanza o reconocimiento que puede tener efectos positivos en la salud mental de quien los recibe. Los efectos positivos de recibir cumplidos son el aumento de la confianza en uno mismo y de la autoestima.

Tener una alta autoestima no significa que no tengas ningún defecto o que tu vida sea perfecta. En realidad, se trata de sentirse bien contigo mismo, independientemente de los retos y contratiempos a los que te hayas enfrentado en la vida. Y tener autoestima te da la confianza necesaria para cuidar de ti mismo: para enorgullecerte de tu trabajo, tomar decisiones que son buenas para ti y satisfacer tus propias necesidades. Las personas con una alta autoestima no necesitan los elogios de los demás para sentirse bien consigo mismas. Simplemente porque tienen la conciencia de su propio valor.